Publicado el

Organízate con la Luna Creciente

luna creciente

Hace rato que todas las personas en el Mundo nos venimos cuidando. El fenómeno de la pandemia nos ha tenido casi hibernando, escuchando diversas medidas de cuidado, y ha sido intenso sentir cómo todo se ha movilizado adentro y afuera. Esta luna en cuarto creciente también nos llama a cuidarnos, pero entendiendo el cuidado como el nutrir, ordenar y organizar nuestro hogar interno cuerpo-templo, nuestro hogar externo casa-familia y nuestra labor en el Mundo (y no digo trabajo, porque viene de traba!).

La luna creciente equivale a la tercera fase de la alquimia, llamada Citrinitas por el color dorado amarillento del cuarzo citrino, que es el cristal de la realización personal. Representa el SOL reflejado en el cristal, el tono del dulce damasco maduro a punto de ser cosechado. Para nosotras, es la maduración de las semillas creativas, y de nuestros óvulos en lo físico y energético.

En esta etapa estamos más conectadas con la primavera yendo al verano, y la fuerza venusiana del amor y el deseo sexual. La energía está más expansiva y pronto estaremos listas para ser gestoras de vida y proyectos creativos. 

Por eso, hoy se hace urgente que te vuelvas a tu propio centro y eje, y te organices en base a tus ciclos. Escuchando a tu cuerpo y su sabiduría innata, podrás hacer los cambios necesarios para que maduren los sueños que surgen en tu corazón. 

Pregúntate qué es aquello que deseas para este 2021.

¿Hacia dónde te gustaría transitar? ¿Cuáles son los pasos humanamente posibles para dirigirte hacia allá?

¿Puedes anticipar la sensación de que ya está sucediendo? Cierra los ojos y siéntelo, saboréalo. Agradece que está en camino y que serás conducida sincrónicamente. 

Así que si dejaste de lado algo que realmente querías hacer, ahora es el momento de aprender a tocar ese instrumento, tomar esas clases, o estudiar esa materia.

Es bueno mover el cuerpo todos los días de nuestras vidas, respirar profundo por la nariz y agradecer. Sería lindo partir con una danzalquimia como la del cuarzo rosa.

Esta semana es ideal que tomemos un baño de rosas y de ruda. Podemos dejarles hervir, reposar, y luego echar encima. Y más ideal aún es que hagamos una vaporización de lo que necesitemos: caléndula para regenerar y cicatrizar; ruda para limpiar; rosas para darnos femineidad dulce y conectarnos con la Diosa.

Y hablando de rosas, también sirven para nutrir cristales, si los dejas dentro de los pétalos hasta que se sequen. De esto y más estaremos hablando en la formación Cristaloterapia para la Mujer donde aprenderás a sanar desde el placer, con la ayuda de cristales y piedras.

Por último, pero nunca menos importante, te propongo algo: desde ahora en adelante, agenda una hora semanal que sea sólo para tu placer. Dedícate a ti, cultívate, date amor, que todo lo demás vendrá por añadidura. La verdadera abundancia es permitirte el placer de estar viva y de gozar de tu cuerpo.

Te invito al Taller Falo Sagrado