Publicado el

Primer piso evolutivo: El sendero de la vida

El-sendero-de-la-vida-reflexion

Aprendizaje:

El valor de la vida. Cada vida es un tesoro. Cada vida es una mágica oportunidad para entrar a jugar al tablero de la vida con alegría, cual divinidad, en paz, libre y más viva que nunca.

El Oráculo de la Flor de la Vida y la Flor de las Sombras nos propone un camino a través de sus 19 valores y sus respectivas sombras, ordenados dentro de tres pisos evolutivos que nos conducen hacia el Amor. Aquí, al hablar del amor nos referimos al valor universal supremo que engloba a los demás valores universales y no a la emoción pasional expuesta en las telenovelas de moda. El amor es una experiencia iluminativa que según la cultura lo denominaremos diferente: santificación, samadhi, nirvana, satori, cristificación. Alude al máximo grado de felicidad al cual podemos acceder. Muchos se preguntan acerca de su misión en esta vida. Esta misión es la misma para todos y todas: ser feliz y hacer felices a los demás. Para alcanzar dicha felicidad lo primero que necesita nuestra Alma es encarnar. Por ello, el primer valor universal es la Vida

 

La Vida por sí sola no basta. Una semilla ciertamente está viva, no obstante, aún no es un árbol, todavía no es un bosque. Lo mismo aconteció con el Punto Cósmico Primigenio. Estaba vivo, pero no existía la Creación. Nada había que pudiese atestiguar la existencia de aquel Punto Cósmico Aboriginal. Cuando la semilla aún no ha germinado, en botánica se dice que el embrión permanece en dormancia. La dormancia representa la sombra de la vida. La sombra de la vida no puede ser la muerte, porque la muerte forma parte del ciclo de la vida. Lo que mejor refleja la sombra de la vida es el estar durmiendo con los ojos abiertos, cual sonámbulo. Observemos la gran masa humana. Como colectivo nos movemos en este mundo a través de la dormancia. Esto es porque estamos privados de libertad. La Libertad es el segundo valor universal. Es el valor que permitió la existencia de la Creación. Es lo que siente la semilla al germinar, es lo que sintió el Punto Cósmico antes de llevar a cabo la Creación, es aquello que mueve al polluelo a romper la cáscara del huevo. 

 

La Vida debe estar acompañada de la Libertad. En ausencia de libertad, aquello no podrá denominarse vida. El canario es un canario y parece vivo, porque canta, bebe, come y defeca. Sin embargo, nunca sabrá lo que significa verdaderamente el ser un canario. Si no hay libertad, hay represión. La Represión es la sombra de la libertad. Allí donde existe la represión, existe un atentado hacia la Vida. 

 

Es fundamental conseguir esta libertad en paz. Por esto, el tercer valor universal en plasmarse es la Paz. Muchas guerras, etnocidios y masacres se llevaron a cabo utilizando como estandartes la paz y la libertad. No obstante, la historia ha demostrado que la violencia genera más violencia y en lugar de hacer prevalecer la paz, hará prevalecer la sombra de la libertad, vale decir, la represión. 

 

La vida, junto a la libertad y la paz forman un triángulo equilátero que representa el equilibrio básico que se requiere para sostener la Creación y el hálito vital de sus creaturas. Este triángulo se asocia con Prama, el equilibrio creativo conformado por las tres fuerzas que rigen y sostienen a la Creación: sattva, raja y tama. No son dos fuerzas las que sostienen al Cosmos, sino tres: sutil, mutativa y estática. 

 

La gran masa humana no solo está atrapada en la dormancia, sino también en la represión y la violencia. Estas tres sombras se retroalimentan conformando una tríada oscura y nos conducen irremediablemente a la cuarta sombra: la ignorancia. 

¿Cómo poder salir de la ignorancia? ¿Qué hacer para acabar con tanta violencia y represión? 

 

Desde los planos cósmicos se plasma un cuarto valor universal que por sí solo debiera ser capaz de iluminar las tres primeras sombras. El cuarto valor es la Devoción. Sin embargo, también ha caído en desgracia tergiversando su etimología y sus significantes. La palabra devoción no proviene del latín “Deus”; vocablo que debe escribirse en mayúscula y posee una connotación meramente masculina. Devoción proviene del sánscrito “devas”; palabra que se acepta en minúscula y no posee género. Puede decirse correctamente las devas o los devas. Significa divinidad. Alude a las divinidades terrenales. Para nombrar a aquel Dios Único, en sánscrito existen decenas de vocablos diferentes que describen diferentes facetas de aquel mismo Dios (Brahma, Parama Purusa, Shiva, etc.), agregando incluso facetas femeninas tales como Shakti, Prakrti, Liilah, entre otras. Todos estos vocablos no se invalidan entre sí, sino más bien se nutren. 

 

Las culturas ancestrales sin distinción observaban su entorno divinizándolo. Todos éramos dioses. El dios sol, la diosa luna, el dios árbol, el dios peregrino, el dios forastero, el dios águila. La mayoría de las formas de saludo se refiere a esto último. Namaste y namaskar quiere decir: Saludo a la divinidad que está en tu interior con la sinceridad de mi mente y el amor de mi corazón. In lak’ech entre los mayas quería decir: yo soy otro tú. Y Ometeo entre los mexicas: por todas mis relaciones.

 

No obstante, el culto a ese Dios latino, masculino y muy lejano, aquel culto que te dice cómo debes acercarte a ese Dios omnipresente-castigador-patriarcal, aquel culto que te impone un sacerdote cual emisario para poder hablar con Él, acusó de paganismo al culto politeísta, y por ende, impidió el libre acceso a la devoción rigidizándolo y estructurándolo hasta tal punto que en lugar de conectar a sus feligreses con su propia divinidad, nos hizo contactar con la ignorancia. ¿Qué ignoramos? Ignoramos que ya somos divinos. Ignoramos que ya somos diosas y dioses. Ignoramos que ese dios, que esa diosa palpita dentro de nosotros y que cada creatura, sin distinción de reinos, posee su propia divinidad, es divina en sí misma. Nuestra divinidad no es algo que debemos alcanzar, sino algo que ya poseemos. Aquel y aquella que consiga atisbar su propia divinidad y la divinidad que late en cada entidad, estará accediendo al quinto valor universal: la alegría. La alegría de estar vivos, la alegría de ser libres, la alegría de estar en paz y la alegría de ser dioses y diosas. 

 

Si persiste la ignorancia, aquello nos llevará hacia la quinta sombra: la tristeza. Esta tristeza se sostendrá a través de la sexta sombra: la rigidez. La rigidez en el camino devocional nos conducirá invariablemente hacia la séptima sombra: la ceguera. Si culmino mi encarnación en la ceguera, pues en la encarnación siguiente deberé repasar nuevamente cada valor del primer piso evolutivo y re-comenzaré con la Vida. Cuando estoy ciego ante la divinidad que palpita en mí y en cada creatura, no puedo acceder al segundo piso evolutivo. Para ello será preciso contactar con la devoción. Esto equilibrará las primeras sombras y me permitirá conocer el primer estadio de la felicidad llamado alegría. Para perpetuar esta alegría en el tiempo debo comenzar a trabajar el sexto valor universal: el juego. El juego primeramente me exigirá el recuperar a mi niño interior. No podremos acceder a nuestro yo superior sin habernos reconectado previamente con nuestro niño. Esto es trascendente, porque es la energía del juego la que siempre me va a permitir avanzar. Un niño posee capacidad de asombro, espíritu investigativo insaciable y una espontaneidad innata. Al desconectarnos de nuestro niño interior, perdemos estas capacidades y nos tornamos cada vez más rígidos, rigurosos y rutinarios. Estas tres “R” señalan estancamiento evolutivo. 

 

El valor del juego nos viene a enseñar que el avanzar, el retroceder, el perder un turno, el volver a comenzar desde la partida, son parte del juego de la Vida, son parte de la evolución. La evolución siempre acontece, mismo haya retrocedido en términos lineales. Muchas veces necesito retroceder tres pasos para avanzar diez. Otras veces necesitaré una pausa. Pero siempre y siempre, seguiré dentro del tablero de la Vida, por ende, evolucionaré. 

 

Lo que sí podría representar la involución sería el mantenerse estancado en un solo casillero del tablero, en un solo color del arco-iris. Para que aquello no acontezca, existe el juego como valor universal, el cual siempre nos va a mover de nuestra zona de confort; el cual siempre nos va a pedir más; el cual siempre me avisará cuándo es momento de cambiar.

 Por otra parte, el valor del juego nos enseña que cada encarnación es una nueva oportunidad para entrar al tablero de la vida. Cada vez que jugamos, el desenlace es impredecible y son las aventuras en el camino lo que nos mantiene entretenidos jugando. Si solo se tratara de avanzar en línea recta hacia la meta y ganar el juego en dos o tres tiradas de dado, aquello sería aburrido de más y nadie querría participar. Cada juego es único e irrepetible, así como cada vida es única e irrepetible. Cuando tomo conciencia que mi vida es única e irrepetible, cuando observo que cada gota de lluvia y de rocío es única e irrepetible, cuando veo que cada grano de arena en una playa es único e irrepetible, estaré vislumbrando la magia: el séptimo valor universal

 

Aquel y aquella que pueda asir la magia en cada momento y en toda circunstancia, estará ad portas de entrar con el pie derecho al segundo piso evolutivo a través de la beatitud, el octavo valor universal, el cual representa un grado más profundo de felicidad que la alegría, el cual se manifiesta de forma independiente del entorno. La alegría aún depende de los factores externos, en cambio la beatitud ya no depende de aquellos factores externos que determinan a la alegría-tristeza. La beatitud es algo que se lleva dentro porque tengo ojos para observar la magia; estoy conectado con mi niño interior; estoy alegre y consciente de mi propia divinidad; en paz, libre y más vivo que nunca. 

 

Los universos son enfáticos al señalar que el Planeta Tierra y todos sus habitantes ya deberían estar encarnando la Semilla de la Vida, figura que simboliza la armonización de los siete primeros valores universales. Todos y cada uno, sin distinción, ya deberíamos poseer la beatitud. No obstante, aún le estamos dando vida al gran espejismo colectivo que nos hace permanecer separados de la Fuente, y por ende, separados entre hermanos y hermanas. De nosotros depende transitar el primer piso evolutivo desde sus luces o desde sus sombras. 

 

No le sumemos más odio al odio ni más violencia a la violencia. Iluminemos las sombras a través de la vida, la libertad, la paz, la devoción, la alegría, el juego y la magia. Así estaremos colaborando para que toda la Tierra alcance la beatitud y podamos sumarnos a la Gran Confraternidad de Planetas Felices.

El Oráculo de la Flor de la Vida y la Flor de las Sombras (Parte 2). Artículo de Julián Avaria-Eyzaguirre, publicado en Revista Ananda, Noviembre 2017 https://www.yumpu.com/es/document/read/59581195/ananda-noviembre-2017

Inscríbete en verde y aprovecha el precio especial del curso Cristaloterapia para 20 Chakras
Publicado el

Jade: para sanar y potenciar el equilibrio

Jade
Por algo el primer Huevo Yoni de la historia fue de este cristal.
Jade

El jade es una piedra que corresponde al sistema cristalino monoclínico. Esto significa que su estructura interna corresponde a un paralelogramo que, para quienes olvidaron las clases de matemáticas, es una figura plana de cuatro lados, cuyos opuestos son iguales y paralelos entre sí. Piensen en una caja de fósforos inclinada diagonalmente hacia un costado. Gracias a esa estructura es que esta piedra nos permite reordenarnos desde un lugar diferente al que estábamos. Nos invita a mirar las cosas desde una perspectiva más abarcadora, que incluye las 4 direcciones. Es por eso que luego de usarla, nos sentiremos equilibradas, bien posicionadas, aceptando nuestro corazón femenino solar, y sintiendo que somos sostenidas por la fuerza medicinal que sólo el jade puede brindar.

Jade es el nombre genérico con el que se denomina la Jadeíta y la Nefrita, dos minerales muy parecidos en aspecto y propiedades. Históricamente, ha sido considerado como portador de suerte y buena salud, especialmente para los riñones, y para las antiguas culturas en Centro-Norteamérica y Asia, representaba equilibrio y cordura espiritual.

Se trata de una piedra altamente medicinal, muy útil para conectarnos con lo espiritual de forma lúdica y espontánea. Fomenta la autorrealización, ya que vigoriza nuestra autoestima, dándonos fuerza y alegría. Y no es casualidad que los primeros Huevos Yoni usados por las mujeres taoístas hayan sido de este material, ya que favorece la fertilidad y fortalece todo el sistema reproductor femenino con su energía verde.

Como facilita la sanación solar, podemos usar el huevito de jade durante el día, haciendo ejercicios de piso pélvico, apretando y soltando la pelvis, llevando la luz verde hacia el corazón varias veces. También podemos utilizarlo durante la noche y soñar despertando su sabiduría.

El jade genera equilibrio, estimula la creatividad, nos hace más dinámicas y nos permite concretar desde la quietud. En palabras de la maestra de cristales, Nina Llinares, no “absorbe energía negativa, solo emite energía de calma”.

Muchas mujeres en todo el Mundo han utilizado el Jade para fortalecerse desde dentro. ¿Tú has sentido ese llamado o ya lo has probado? Con amor para la transformación, te dejaré un instructivo al respecto en mi Instagram .

Publicado el

Huevo Yoni de Cuarzo Ahumado

Huevo Yoni de Cuarzo Ahumado
Huevo Yoni de Cuarzo Ahumado

Poderoso Cristal muy antiguo en su conformación. Tiene como todos los cuarzos una estructura trigonal. Nos conecta con un equilibrio mayor. Nos estructura naturalmente conectadas con lo alto. A su vez, el tono oscuro y grisáceo, lo hace absorber memorias ocultas y nos deja desnudas confrontadas con nosotras mismas.
Es un cristal de poder amado por chamanes y chamanas de todos los tiempos.

Cala hondo en nuestras raíces, yendo a nuestra historia personal, familiar y ancestral. Nos permite hacer tormenta interior para remover aquello que solo el cuarzo ahumado puede alcanzar. Hace una limpieza profunda de todas nuestras capas disolviendo todo lo que energéticamente nos opaca. Nos conecta con nuestra Madre Tierra y con su fuerza totémica. Nos conecta con el Chakra Raíz, por eso despierta en nosotras una fuerza instintiva que promueve la sobrevivencia y nos conecta con nuestro animal de poder, con nuestra loba. Permitiendo que enraicemos nuestro propósito desde la raíz hacia lo alto.

Nos despoja de toda energía densa que nos mantenía en una letanía. Nos conecta con una fuerza que emerge de la Tierra. Nos despierta al presente sagrado. Nos da la voluntad que estábamos esperando para movernos hacia nuestro desarrollo evolutivo. El cuarzo ahumado purga todo. Muchas veces nos muestra los miedos de frente, para eso la sincronía de nuestra vida nos lleva a vivencias a veces dolorosas que nos confrontan con nuestros miedos más arcaicos, para justamente poder verlos y permitir que se disuelvan y nos volvamos cada vez más libres.

Usando el huevo de cuarzo ahumado llegué a una vivencia de infancia muy dolorosa. Se abrió la herida con todo y me dejó frente a una emoción tan profunda que me hizo tomar la decisión de sanar y de dejar atrás la coraza que había formado para sobrevivir frente al trauma. Esa coraza que generó mi niña interna de forma inconsciente con la apertura de la herida se hizo visible. Gracias al cuarzo ahumado y la observación de aquello que me develó, pude liberarme de un personaje que ya no me era sustentable para mi esencia. Ahora estaba más desnuda, por ende, más conectada con el corazón.

Metodología del huevo de cuarzo ahumado. Se puede utilizar un ciclo femenino, usándolo seis noches seguidas descansando la séptima por tres semanas. Durante la noche, para depurar de forma intensa chakra base-sexual en relación con nuestras raíces y miedos ancestrales. Nos facilita echar raíces. Eso puedes repetirlo si lo sientes por tres meses y luego descansar uno.

O bien, se puede usar solo en la fase premenstrual entre seis a ocho noches para depurar post ovulación y dejar morir lo que ya no sirve en nuestro sistema y que hemos heredado.

También puedes hacer alquimia con la luna. En luna nueva para un ritual de comienzo. En luna llena para un ritual de iluminación y culminación. En la luna menguante para limpiar todos los miedos. En la Luna Creciente puedes utilizarlo para aumentar tu poder interno, fortaleciendo tu autoestima y capacidad de tomar tu poder.

Limpieza: Se puede limpiar con infusión de Salvia officinalis o romero o ruda. Para una limpieza profunda de vez en cuando se puede exfoliar con agua y sal marina. Luego enjuagar.

Al momento de usarlo procura que el espacio en donde vas a trabajar esté limpio energéticamente y que te permita sentirte tranquila. El cuarzo ahumado abre y limpia memorias tanto internamente como externamente.

Para complementar la limpieza puedes hacer vaporización de ruda. Recolectar la ruda, dejarla secar. Luego hervirla 3 minutos y dejarla reposar 5 minutos y te la llevas al baño.

Agradece la protección de tus guías.

Una vez limpio el cuarzo ahumado ponlo en tu mano izquierda y proyecta luz con tu mano derecha diciéndole con tu mente-corazón: Gracias Cuarzo Ahumado porque me liberas, me limpias y me conectas con mi raíz.

Enseguida unta el huevo con aceite de coco y hazte un masaje de aura y de piel diciendo:
QUIERO LIMPIAR MI AURA DIOSA Y LIMPIO Y SACO TODOS AQUELLOS RESIDUOS QUE ESTÁN ADOSADOS PERO QUE NO ME PERTENECEN Y SACO Y SACO. Límpiate completamente deja que el vapor te bañe purgando, así como el masaje en todas las capas del aura, cada cierto tiempo lleva el huevo al agua con ruda y eso lo limpiará y lo mantendrá caliente para relajarte aun mas. Continúa limpiándote completamente hasta que tu lo sientas, luego ponte el agua de ruda tibia-caliente sobre todo el cuerpo. Y cuando gustes enjuaga el huevo con agua caliente. Vuelve a programarlo poniéndole en tu mano izquierda proyecta luz con tu mano derecha diciéndole con tu mente-corazón Gracias Cuarzo Ahumado porque me liberas, me limpias y me conectas con mi raíz. E introdúcelo dentro tuyo suavemente. Puedes irte masajeando la vulva hasta que sientas “que se traga el huevo”. Déjalo allí toda la noche y déjalo salir de día. Úsalo en tu fase premenstrual o en luna menguante, o bien, cuando sientes que necesitas una limpieza profunda y precisas reconectarte con la Tierra.

Te invito a profundizar en el Taller Reconquistar el Templo alquímico y en el Curso Online Cristaloterapia para la Mujer formándote para guiar a otras mujeres en su proceso evolutivo con huevos Yoni.

Taller Online

Reconquistando el Templo Alquímico

con Huevos Yoni

3 horas que puedes ver a tu ritmo, las veces que quieras en nuestra escuela online

Podrás acceder las veces que quieras, desde cualquier dispositivo.
Estará el contenido disponible por 2 años
Publicado el

El Huevo de Cuarzo Cristal

El Huevo de Cuarzo Cristal

Marcel Vogel, científico e investigador especialista en cristales afirmó: 

“El cristal es un objeto neutro cuya estructura interna muestra un estado de perfección y equilibrio. Tallado en la forma adecuada, y en cuanto la mente humana entre en relación con esa plenitud estructural, el cristal emite una vibración que prolonga y amplifica los poderes mentales del usuario. Como el láser, irradia energía en una forma coherente y muy concentrada y esa energía puede transmitirse a los objetos o a las personas según convenga”

Además, para Vogel “El amor es el pegamento que integra el universo, y toda curación es solo consecuencia de una proyección de amor”. 

¡Por ello la intención que ponemos en el cristal es fundamental para los beneficios que este nos trae, cuando decimos que las mujeres parimos huevos mucha gente se sorprende!!! Pero la verdad es que esta es una práctica muy antigua….

El uso del huevo Yoni se remonta a más de 5000 años en China en general se utiliza un huevo de 2,5 cm de ancho y 4 cm de largo. Las taoístas utilizaban huevos de jade para realizar ejercicios pélvicos con el objetivo de fortalecer la vagina. Desde el Tao se entiende que en la vagina están contenidos diversos órganos y partes, así como en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Por ello cuando trabajamos con la matriz estamos trabajando todo el cuerpo, fortaleciendo, trayendo longevidad, estimulando nuestro canal sexual-espiritual. Para el taoísmo siempre ha sido importante la sexualidad como una práctica para atraer felicidad y salud en todos sus sentidos. Desde hace unos 30 años se ha difundido por todo el mundo el uso del huevo. El taoísmo se ha puesto en boga y se ha difundido el huevo de jade, así como otros huevos de obsidiana, cristal, cuarzo rosa. Estos huevos, por sus diferentes propiedades, van a trabajar distintos aspectos de la mujer. Jade para fortalecer. Cuarzo rosa para rejuvenecer y traer amor. Obsidiana para aspirar enfermedades en el sistema reproductor y memorias ocultas. Y cuarzo cristal para iluminar la matriz, aquella zona donde creamos vida y proyectos a partir de lo que deseamos. 

El huevo de cuarzo cristal es especial para encender la luz y ver qué tenemos dentro de nuestra matriz. Nos muestra de forma clara y objetiva aquello que en realidad queremos, más allá de los cuentos que nos contamos. Nos muestra de manera nítida a qué estamos entregando nuestro poder, en qué gastamos nuestra energía, a quiénes cargamos en nuestra matriz, muchas veces maternalizando a personas que no son nuestros hijxs por exceso de preocupación por los demás. 

La transparencia de este cristal permite visibilizar con claridad tal como si estuvieses mirando un espejo. Así como las brujas de antaño veían en bolas de cristal, cada una de nosotras podemos contactar con la pureza de nuestra realidad a través del uso del huevo cristal. 

Muchas veces encontramos arco-iris dentro del huevo cristal. Estos arco-iris que se forman en los cristales se generan a partir de micro fracturas en su interior. Esas pequeñas fisuras internas se transforman en un prisma de colores simbolizando la gratitud que sobreviene tras la experiencia. Es así como cada una de nuestras heridas, al agradecerlas, al observarlas en la transparencia de nuestro espejo interior, al reconocerlas como parte esencial de nuestro camino, nos traerá una gran felicidad, mostrándonos la vida en colores, señalándonos sus matices, subiendo nuestro ánimo, mejorando el humor. Además, nos desarrolla nuestros dones y nuestra capacidad de brillar y mostrarnos tal cual somos desde nuestra luz en expansión.  

El huevo Yoni Cristal es maravilloso para reconquistar el templo alquímico, parte de la Cristaloterapia para la mujer. Es una Geometría de luz que ha venido a iluminarnos la Matriz, por ello se recomienda cargar al SOL para encender su Luz y ponernos dentro a nivel intravaginal este farol de Luz para ver en que estamos y para dónde vamos en nuestra existencia actual. 

Cada vez que lo utilizas puedes programarlo sosteniéndolo en tu mano izquierda, que corresponde al meridiano corazón, proyectando luz dorada con tu mano derecha diciendo con tu mente siempre en positivo, abriendo tu campo cuántico a su sanación. 

“GRACIAS CUARZO CRISTAL PORQUE ME ILUMINAS DE ADENTRO HACIA FUERA YO SOY”.

 Cuando lo retires, enjuágalo y guárdalo. Cuando te lo vayas a poner puedes enjuagarlo con el agua tibia para introducirlo temperado, nunca frio. Puedes hacerte masaje de pechos, masaje de vulva e irlo introduciendo lentamente, a tu propio ritmo. Este ser cristal ha venido a iluminarte y este proceso puede comenzar meditando con él, durmiendo con él. Para luego cuando te sientas lista al 100%, introducirlo. No te apures. Confía en tu cuerpo salvaje e intuitivo. 

Puedes utilizarlo en diversos tiempos y ciclos…

en relación con tu ciclo menstrual en la fase preovulatoria durante 6 días.  Esa etapa es de planificación y el cuarzo te ayudará. 

O durante ¾ de tu ciclo durante 21 días más o menos;

O si no menstruas o deseas hacerlo en sintonía con luna nueva encendiendo la luz adentro para verte con claridad o la luna creciente para nutrirte de luz en esta fase durante 6 a 21 días.

Úsalo durante el tiempo que te vayas iluminando y contactando contigo en armonía.

En la semana que menstruas siempre se descansa. 

Descansa cuando sientas que el proceso se te va de las manos. Úsalo cuando quieras ver, detente para asimilar unos días y vuelve a comenzar. Escribe, pinta o danza lo que vayas viendo, sintiendo para que no quede en la cabeza la información si no pase a través del cuerpo a la materialidad. 

Si lo estás usando constantemente lo puedes ir limpiando una vez a la semana con agua y un poco de sal marina o infusión de salvia. 

Te deseo un bello proceso, eres mujer alquimia, todo sucede automáticamente. 

 

Si tienes algún tipo de patología en tu vulva, útero, vagina será ideal hacer un proceso con huevo de obsidiana y no huevo de cristal que emite luz, y no aspira energía densa que es la que provoca la enfermedad. 

 Nos vemos para profundizar en el taller reconquistar el templo alquímico, en sesión individual y en el curso online cristaloterapia para la mujer.