Alquimia Ancestral con Huevos Yoni y Vaporizaciones

Las prácticas alquimistas se han desarrollado en diferentes lugares del mundo a lo largo de la historia. Esta vez quiero contarte cómo combinar dos alquimias ancestrales de lugares super diferentes y distantes: los Huevos Yoni de la China taoísta y las Vaporizaciones de las curanderas centroamericanas especializadas en lo que hoy llamamos ginecología natural. Te dejo el Live que publiqué en mi IGTV hace unos días explicándolo todo, y abajito te hago resumen 🙂

Ya conoces a los huevitos, pero ¿qué es una vaporización? Hay quienes conocen esta práctica como vaporizaciones femeninas, vapores vaginales y hasta baños de vapor para la zona íntima. Básicamente, se trata de que nuestra vulva y vagina reciban directamente un vapor cargado de aceites esenciales de plantas medicinales. Para esto nos ponemos en cuclillas sin ropa interior sobre un recipiente que contiene agua caliente y las hierbas que fueron hervidas en ella, mientras nos rodeamos con una tela para cubrirnos desde la cintura hacia abajo (podemos usar un vestido o falda larga, un cobertor o una toalla). 

La
vapo es una medicina netamente alquímica, porque hay un fuego -elemento que nos permite extraer lo que ya no deseamos- que calienta el agua -elemento que nos permite fluir- en la que se hierven las plantas, que representan al elemento tierra. Por eso, cuando la vayas a realizar, es importante que tomes conciencia de que se trata de un rito ancestral, y por lo mismo reserves unas horitas antes de tu hora de dormir en las que no estés disponible para el resto del mundo. Es una medicina que te brindarás a ti misma, encarnando a la diosa alquimista que ya eres. ¿Cuándo no hacemos vaporizaciones? Cuando estamos ovulando, menstruando o gestando.

Vamos con los pasos: 

Lo primero es recolectar las hierbas, que pueden estar frescas o secas. Al conseguirlas, hónralas agradeciendo a la tierra, a la persona que te las vendió, si fue así, y les puedes pasar tu energía para que se relacionen contigo. Lo más importante es que las plantas sean lo más orgánicas posible (o sea, cultivadas sin pesticidas artificiales, agroquímicos ni agrotóxicos). Puedes utilizar una o varias hierbas juntas, y antes de ponerlas al agua, corta sus hojas o flores en 2 ó 3 pedacitos para que así desprendan más aceites esenciales. El agua debería ser de manantial, agua mineral o purificada, y lo ideal es usar una olla de barro, de vidrio o enlosada, ya que el aluminio u otros metales pueden ser tóxicos para la vulva.

Para que no pierdan sus propiedades, sólo le vas a dar un hervor a las hierbas. Puedes honrar el agua mientras se calienta, con palabras bonitas, con una intención, para luego apagar el fuego, tapar la olla y dejar en reposo por unos minutos. Esto es vital, ya que los aceites tendrán tiempo para desprenderse, mientras se entibia el agua, y es que buscamos un vapor suave, que no pueda quemar ni irritar, sino que nos permita relajarnos y sentirnos amadas.

En tanto puedes preparar el lugar íntimo donde luego llevarás la olla. La idea es tener la luz baja, el celular lejos y en silencio, tu tela para cubrirte y cojines. Si estás en una casa con bidé, puedes poner la olla de hierbas dentro, y sentarte encima. Sino ponte en cuclillas sobre ese vapor durante unos 20 minutos. Si esta postura te incomoda, una opción es acostarte con la cadera sobre un cojín alto, cosa de recibir el vapor entre las piernas, atrapado por la tela. La vapo no debe durar demasiado tiempo, porque es una medicina muy intensa y nuestra vulva tiene un tejido poroso que absorbe energía.

Mientras tu vulva empieza a llenarse de vapor caliente, usamos un huevito yoni para brindarnos un automasaje, potenciando así el objetivo por el cual nos estamos brindando este ritual. Normalmente, las vaporizaciones se recomiendan como mimo y para prevenir o tratar patologías como hongos, vaginitis, etc. Ahora paso a darte 3 ideas para combinar hierbas y huevitos, pero mi intención es inspirarte a que vayas haciendo tu propia medicina como alquimista, y veas qué te va sirviendo ¡Empodérate de tu propio proceso! 

Para mimarte
puedes usar pétalos de rosas y caléndula junto al huevo de Cuarzo Rosa. Antes de ubicarte sobre la olla, programa el huevito como siempre, tomándolo en tu mano izquierda y proyectando luz encima con tu mano derecha. Di las palabras “gracias Cuarzo Rosa porque me endulzas”. Respira profundo, inhalando por la nariz y exhalando por la boca, mientras tu vulva recibe el vapor y sientes que llevas la pelvis hacia delante, vaciándote. Comienza masajeándote el rostro con el huevo, y anda bajando para darte un masaje de pechos, de vientre, de vulva, de labios externos, labios internos. Luego masajéate alrededor de tu clítoris por un rato, no para alcanzar el orgasmo, sino para jugar con ese espacio afrodítico sensual, manteniendo un placer suave como de meseta. Después lleva el huevo a la espalda para sacar las tensiones, y pasa a masajear axilas, brazos, cuello; todas partes, mientras haces la alquimia de ver qué es lo que quieres endulzar en tu vida. El mejor momento para realizar esta vapo es en Luna Creciente y en Luna Llena, que son momentos de florecimiento. Y respecto a la sincronía con tu ciclo menstrual, lo ideal es trabajar la energía de las rosas en la preovulatoria. Y con las rosas, además de mimarte, puedes nutrirte.

Para nutrir y regenerarte, usa el huevo de Cuarzo de Cristal junto a los pétalos de rosas, programándolo con las palabras “gracias Cuarzo Cristal porque me iluminas”. Al ponerte sobre el vapor, empieza a hacer un masaje circular en toda tu piel, en armonía con las manecillas del reloj (haciendo círculos hacia la derecha), desde la cara hasta los pies. También puedes utilizar el huevito de Jade, que te equilibra y conecta, diciendo “gracias Jade porque me fortaleces y equilibras”, o el de Cuarzo Verde que también es sanador, con la frase “gracias Cuarzo Verde porque me sanas todos los cuerpos”. Para finalizar, puedes pintar, dibujar, hacer un trabajo de modelado en arcilla, porque eso te va a ampliar tu energía creativa.

Para drenar y hacer una purga profunda, combina hojas de ruda y el huevo de Obsidiana, aunque igual puedes usar el de Cuarzo Ahumado. El masaje es parecido al que usamos para nutrirnos, ya que es circular, pero esta vez vamos en el sentido contrario a las manecillas del reloj. Además, partimos sin tocar la piel, limpiando primero las capas del aura, mientras repetimos un mantra poderoso de limpieza, como el Gayatri Mantra o el que tú conozcas. En las formaciones, yo suelo decir “quiero limpiar mi aura, diosa, y limpio y saco, todos aquellos residuos que no me pertenecen, y saco, y saco”. Incluso puede ser más simple y repetir “quiero limpiar, limpiar, limpiar, limpiar, y sacar, sacar, sacar, sacar, y suelto, suelto, suelto, suelto”. Antes de empezar, es importante que pidas protecciones según tus propias creencias, conectando con tu propia alquimia, para que así la limpieza se de en un espacio protegido. De esta forma, mientras va entrando la energía de la ruda como vapor, te vas acercando a la piel, para meterte con el huevito en los músculos, en los huesos, respirando y limpiando. Tras cubrir toda tu parte delantera, vas a la trasera, sin dejar fuera tus extremidades. La vaporización de purga sólo recomienda en el momento premenstrual (que es cuando estamos separando las capas endometriales que bajarán en la menstruación), durante la Luna Menguante y/o la Luna Nueva (que son procesos alquímicos vinculados a la depuración), pero también cuando te quieras sacar a tu ex de encima, quieras que te baje la menstruación, o piensas que estás embarazada y no quieres estarlo. 

¿Y cómo cerrar el ritual?

Después de los 20 minutos, vas a estar completamente sudada. En vez de ducharte, se recomienda que te abrigues, te seques un poco el pelo si quedó muy mojado, y te vayas a acostar. No es el momento para mirar el teléfono o ver una película, sino de mantener este proceso contigo misma y tú con tu propia medicina. Entonces, puedes poner música binaural con una frecuencia positiva, escribir o dibujar si deseas hacerlo, dormir, y fijarte en qué vas a soñar. A la mañana siguiente, puede ducharte, tomar desayuno, y luego ver qué fue lo que limpiaste o nutriste, cuál fue el rito sagrado, la alquimia que hiciste contigo. En este sentido, te invito a empoderarte profundamente de lo que estás haciendo, para que así puedas repetirlo cada vez que lo necesites. 

Si tienes dudas sobre esta u otras prácticas, puedes consultar en círculos de mujeres, como el que tenemos dentro de la formación Terapeutas en Huevos Yoni. Al ingresar, podrás compartir y entender tu transformación, acompañándola con danzalquimia y clases en un espacio grupal y sororo.  

Suscríbete al Blog

¡ No te pierdas las novedades !

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Otros artículos del blog que te pueden interesar

Partería en casa v/s partería normalizada

Cada familia, y en esencia cada mujer, tiene el derecho de escoger dónde y cómo parir. Mi primogénito nació hace cuatro años en un hospital público y mi hija -de la misma madre- acaba de nacer en casa. Sin ánimos de imponer ni convencer, quisiera compartir ambas experiencias como padre y esposo en esta mágica hazaña femenina que es dar a luz.

Leer Más »

¿Has oído hablar de los Huevos Yoni?

Hace tiempo entraron a las tiendas de juguetes para adultxs como la versión original de las bolas chinas o de Kegel, y empezaron a venderse para el autogoce. Pero los Huevos Yoni corresponden a una medicina cuyo poder ancestral va más allá de lo físico y erótico. Acá te cuento lo principal.

Leer Más »

Huevos Yoni para la Figura Paterna

La mayor parte del mundo celebra el Día del Padre en este mes de junio. Acá mi reflexión al respecto, y algunas recomendaciones para sanar la relación con esta figura tan significativa usando Huevos Yoni.

Leer Más »