Publicado el

¿Has oído hablar de los Huevos Yoni?

Los Huevos Yoni son unos maravillosos cristales y piedras pulidos a mano en forma de huevito para introducir en la vagina y potenciar así la energía sexual femenina. Son los precursores de las bolas vaginales, también llamadas de Kegel o simplemente bolas chinas, y de hecho se originaron en la China taoísta hace más de 5 mil años. En ese tiempo, las taoístas se dedicaban a la sexualidad sagrada, y no sólo usaban huevos de Jade para fortalecer su salud sexual, sino también para abrir, limpiar y nutrir el canal de la Kundalini, expandiendo la energía vital albergada en su canal vaginal por todo su cuerpo. Por cierto, la palabra yoni proviene de la palabra sánscrita ioni, que se refiere a vulva, vagina, útero o vientre, en el sentido de “fuente de vida”. 

Los primeros huevitos que existieron fueron justamente los de Jade, cristales que nos permiten equilibran nuestra energía. Luego aparecieron los de Cuarzo, que son cristales que emiten luz. Y hace unos 30 años, se masificó el uso de los de Obsidiana, piedras magmáticas que logran aspirar la energía densa, y que por lo tanto se usan para tratar diferentes enfermedades y padecimientos.

Nosotrxs nos referimos a los huevitos y a sus formas de uso como una medicina particular que potencia la salud, la conexión interior y el autoconocimiento, todo lo cual te irá guiando hacia un profundo amor propio. Las metodologías que yo he desarrollado y enseño, están profundamente ligadas a nuestros ciclos femeninos y a la ciclicidad de la naturaleza.

Si te interesa, estás de suerte porque estoy ofrendando el Taller Huevos Yoni: Reconquistar el Templo Alquímico  por poquitos días. Inscríbete gratis hasta el 30 de junio y tendrás 30 días para completarlo.

Concretamente ¿qué nos puede aportar esta medicina? En primer lugar, los huevitos son las llaves para la Diosa que habita dentro de nosotras. Al iniciarte, lo primero que sentirás es que te vas empoderando y, al trabajar con ellos, irás entablando una relación íntima contigo misma y también con ellos. Esto tiene que ver con que los seres del Reino Mineral están vivos a su modo: No se reproducen, nacen y mueren, pero poseen una carga electromagnética, tienen minerales en su interior que son capaces de vibrar con nuestros propios minerales, y también tienen una tonalidad de luz y/o de sombra. Entonces, pronto lograrás entablar una comunicación que te permitirá entender cuál es la medicina que necesitas cada día. Y eventualmente, en caso de no tener tu huevito contigo, podrás llamarlo a nivel etérico, para que resonemos con ese patrón de información alquímico que ya habita dentro de ti.

En otro post te mostraré los distintos huevitos que puedes usar –y cuáles no, como la amatista-, las maneras de utilizarlos, y también cómo en esta medicina que lleva años danzando en el mundo de las mujeres, se están sumando cada vez más hombres.

Por ahora, te quiero contar algo que para mí es fundamental. En estos tiempos de crisis a nivel de sistemas y sociedades, con tantas situaciones adversas que justamente nos invitan a desconfiar, la medicina alquimista es un regalo maravilloso. Y es que en ella se conjugan elementos que están en la naturaleza, tanto interna como externamente, y que por lo tanto son elementos en los que podemos confiar. En lo personal, gracias a esta medicina, yo confió en la naturaleza, en mi organismo y en mi intuición: es lo que me da sostén y refugio espiritual, cosa que no tiene que ver con una iglesia o con un gurú, sino con entender que la naturaleza es la maestra. Cada vez me queda más claro que alejarnos de ella es lo que nos ha enfermado, o nos ha hecho sentir solxs o abandonadxs. Siempre está en ella la solución, porque independiente de nuestro rollo humano y sistema social, ella persiste, el brote sigue creciendo, el sol sigue calentando y el agua sigue fluyendo.

Estos contenidos son parte de nuestra Formación para Terapeutas en Huevos Yoni  -antes llamado Cristaloterapia para la Mujer-, que profundiza en la ciclicidad de la naturaleza, la cristaloterapia, el sistema patriarcal y las arquetipas, todo para que puedas guiar la sanación en otrxs a través del placer.
Publicado el

Huevos Yoni para la Figura Paterna

A propósito del Día del Padre, estuve pensando en lo que significativa que es esta relación, la cual se vincula directamente con nuestra autoestima y con la forma en que nos comunicamos.

El padre representa el sostén y la autoridad en nuestra vida. Es quien arquetípicamente nos da el soporte, tal como lo hacen los huesos en el cuerpo. Si él no logró entregarnos este soporte -en presencia o ausencia-, sufrimos una carencia que buscamos llenar, y muchas veces lo hacemos generado un pilar artificial interno que, aunque nos ayuda a mantenernos firmes, genera una sobre exigencia enorme. También puede ocurrir que él nos haya entregado el soporte de manera condicionada, lo que suele generar una inseguridad interna que puede volcarnos a estar todo el tiempo buscando la reafirmación por fuera.

Para sanar este tema en las mujeres, las hijas, hay diferentes huevos yoni a los que podemos echar mano. Pero primero…

¿Qué son estos huevitos? Los Huevos Yoni son óvulos de cristales u obsidiana que están hechos a mano especialmente para ser introducidos de manera intravaginal. Se trata de una medicina utilizada por mujeres desde hace más de 5 mil años, para movilizar la energía sexual al resto de nuestro organismo y así sanar, regenerar y revitalizar todos nuestros cuerpos o niveles energéticos.

Cuando hacemos el proceso de sanar al padre interno, no sólo se sana el vínculo externo con el propio papá, sino con otros hombres de nuestra vida, como un compañero de vida, un jefe u otro familiar.

  • En primer lugar, tenemos el Huevo de Obsidiana que es una roca magmática capaz de aspirar toda la energía densa. Este huevito tiene el poder de ir limpiando lo rechazado, lo reprimido, lo que habita en la sombra, aspirando memorias y erradicando sistemas de creencias patriarcales que están listos para desaparecer. 

Pero también existen 2 huevitos de cuarzo que trabajan más desde la luz, trayéndonos claridad mental y potenciando la confianza en nosotras mismas:

  • El Huevo de Cuarzo Cristal que nos ayuda a desarrollar nuestra propia luz desde una nueva objetividad para mirarnos, sin esperar que haya una autoridad afuera que nos apruebe. Nos da la fuerza desde la luz para  avanzar hacia el desarrollo de nuestros dones.

El Huevo de Cuarzo Azul trae una notable mejora en la comunicación asertiva, trayendo claridad a nuestra visión y palabra. Esto es importante porque el arquetipo del padre habita en el chakra 5, que justamente es la comunicación y la autoridad para comandar nuestra vida.

Podemos usar ambos huevos de cuarzo en conjunción, para facilitar que seamos nosotras quienes comandemos nuestra vida desde una propia autoridad interna. Así ya no necesitaremos buscar referentes externos, que muchas veces nos han condicionado a ser de una determinada manera. Recuerda que hemos venido a la Tierra a encarnar, para luego hacer un proceso de individuación en vida, mediante el cual nos alejaremos de quien ya no somos, para que nuestras personalidades se acerquen cada vez más al alma en esencia. Los huevitos son una medicina maravillosa para dejar atrás al patriarcado interior, que muchas veces es más peligroso del que vemos afuera, al generar auto-represiones y moldes artificiales a seguir. Si quieres aprender más, transformándote cada día en una alquimista, APROVECHA, que ésta es la última semana en que puedes ingresar gratis al Taller Huevos Yoni: Recuperar el Templo Alquímico. Inscríbete gratis hasta el 30 de junio y tendrás 30 días para completarlo.

Estos contenidos son parte de nuestra Formación para Terapeutas en Huevos Yoni  -antes llamado Cristaloterapia para la Mujer-, que profundiza en la ciclicidad de la naturaleza, los seres del Reino Mineral, el sistema patriarcal y las arquetipas, todo para que puedas guiar la sanación en otrxs a través del placer.