Publicado el

La Transformación de la Luna Llena

la-luna

Hagamos un repaso. Después de la pequeña muerte que representa la Luna Menguante y la Nigredo, pasamos al renacimiento con la Luna Nueva y la Albedo. Luego viene el  cultivo de nuestros dones durante la Luna Creciente y la Citrinitas , para llegar naturalmente a un nuevo estadio evolutivo durante la Luna Llena y la Rubedo

Esto sucede durante todos los ciclos lunares, lo que quiere decir que, con nuestra intención, podemos cambiar como Unidad Humana a escala planetaria. Así, nos vamos reencontrando con el gran espíritu que nos transforma, tal como lo hacían las tribus más conectadas a la Tierra, la Luna y el Sol, como astros iniciáticos. 

La fase Rubedo es roja y rosa porque la materia que somos transita la transformación al rojo vivo. Imagina que tú y tu propósito del alma -que ya está claro y definido – están en el horno para hacerse más firmes. Ya no volverás a ser la misma. Ya eres la luz y la sombra, y el fruto de la maduración de todo el proceso alquímico. 

Así, la Luna Llena y la Rubedo implican que la cosecha ya está disponible y la puedes disfrutar. La alquimia se ha realizado y ahora debes permitir que suceda la magia en ti. Te sabes sostenida por la Diosa y bendecida por su poder, para gestar la vida y tus proyectos creativos. 

Para este momento ovulatorio, te recomiendo usar el Huevo Yoni de Cuarzo Rosa, que justamente facilita la maduración al conectar el canal útero-corazón con el amor infinito. Esto calmará tus aguas y las ayudará a ser conducidas con la inteligencia del corazón, que es donde radica nuestra conexión con los Reinos de la Tierra: Vegetal, Mineral y Animal. Desde ahí nuestras creaciones se podrán generar en armonía con el planeta. 

Y es que hoy la evolución debe pensarse en relación a todos los seres. La humanidad no puede seguir dando pasos agigantados sin observar nuestro alrededor. El ímpetu y frenesí productivo que hemos desarrollado le ha costado la vida a muchas especies. 

Por eso, hoy el llamado es a conectar con la naturaleza externa e interna que habita en nosotras y en Pachamamita. El llamado es a sanar con la energía femenina, en una integración de opuestos que justamente se logra con la alquimia. 

Como en cada Luna Llena, este es el momento para cargar tus cristales. Ideal para quienes están inscritas en la formación Cristaloterapia para la Mujer porque mañana jueves tenemos círculo de Luna Llena.

Publicado el

Organízate con la Luna Creciente

luna creciente

Hace rato que todas las personas en el Mundo nos venimos cuidando. El fenómeno de la pandemia nos ha tenido casi hibernando, escuchando diversas medidas de cuidado, y ha sido intenso sentir cómo todo se ha movilizado adentro y afuera. Esta luna en cuarto creciente también nos llama a cuidarnos, pero entendiendo el cuidado como el nutrir, ordenar y organizar nuestro hogar interno cuerpo-templo, nuestro hogar externo casa-familia y nuestra labor en el Mundo (y no digo trabajo, porque viene de traba!).

La luna creciente equivale a la tercera fase de la alquimia, llamada Citrinitas por el color dorado amarillento del cuarzo citrino, que es el cristal de la realización personal. Representa el SOL reflejado en el cristal, el tono del dulce damasco maduro a punto de ser cosechado. Para nosotras, es la maduración de las semillas creativas, y de nuestros óvulos en lo físico y energético.

En esta etapa estamos más conectadas con la primavera yendo al verano, y la fuerza venusiana del amor y el deseo sexual. La energía está más expansiva y pronto estaremos listas para ser gestoras de vida y proyectos creativos. 

Por eso, hoy se hace urgente que te vuelvas a tu propio centro y eje, y te organices en base a tus ciclos. Escuchando a tu cuerpo y su sabiduría innata, podrás hacer los cambios necesarios para que maduren los sueños que surgen en tu corazón. 

Pregúntate qué es aquello que deseas para este 2021.

¿Hacia dónde te gustaría transitar? ¿Cuáles son los pasos humanamente posibles para dirigirte hacia allá?

¿Puedes anticipar la sensación de que ya está sucediendo? Cierra los ojos y siéntelo, saboréalo. Agradece que está en camino y que serás conducida sincrónicamente. 

Así que si dejaste de lado algo que realmente querías hacer, ahora es el momento de aprender a tocar ese instrumento, tomar esas clases, o estudiar esa materia.

Es bueno mover el cuerpo todos los días de nuestras vidas, respirar profundo por la nariz y agradecer. Sería lindo partir con una danzalquimia como la del cuarzo rosa.

Esta semana es ideal que tomemos un baño de rosas y de ruda. Podemos dejarles hervir, reposar, y luego echar encima. Y más ideal aún es que hagamos una vaporización de lo que necesitemos: caléndula para regenerar y cicatrizar; ruda para limpiar; rosas para darnos femineidad dulce y conectarnos con la Diosa.

Y hablando de rosas, también sirven para nutrir cristales, si los dejas dentro de los pétalos hasta que se sequen. De esto y más estaremos hablando en la formación Cristaloterapia para la Mujer donde aprenderás a sanar desde el placer, con la ayuda de cristales y piedras.

Por último, pero nunca menos importante, te propongo algo: desde ahora en adelante, agenda una hora semanal que sea sólo para tu placer. Dedícate a ti, cultívate, date amor, que todo lo demás vendrá por añadidura. La verdadera abundancia es permitirte el placer de estar viva y de gozar de tu cuerpo.

Te invito al Taller Falo Sagrado

Publicado el

Albedo: Renace con la Luna Nueva

LUNA-NUEVA-

Durante la Luna Nueva transitamos por la energía del renacimiento. Y si hemos pasado por la pequeña muerte que implica la crisis de la Nigredo https://sofiaknakal.com/luna-menguante-pequena-muerte-simbolica/ podremos efectivamente comenzar de nuevo, en la segunda etapa de la alquimia: la Albedo. Es fuerte porque venimos saliendo de la crisálida y hay tanta emoción por ello. Estamos recién paridas y tenemos ganas de comernos el Mundo, pero hay que esperar a que el tiempo nos macere.

La Albedo representa a la diosa Isis cuando rescata a su esposo Osiris, y corresponde a la reconquista de lo femenino como proceso revolucionario interior y exterior. Osiris era el mítico rey del Antiguo Egipto. Fue asesinado por su hermano, quien le descuartizó en varios pedazos, esparciéndolos por todo el país. La reina Isis logró recuperar cada trozo, y trajo de vuelta al rey al juntarlos. Mientras los iba uniendo, se dio cuenta de que habían partes que ya habían quedado atrás, y eso mismo nos pasa en esta etapa: vemos pedazos que corresponden a quien éramos, y que ya no sirven. Eso puede ser espeluznante, porque no sabemos lo que seremos, ni lo que haremos con esta nueva forma de ser ya renacida, esta nueva configuración de nosotras mismas.

Esta fase se relaciona con nuestro ciclo preovulatorio. Después de sangrar, estamos listas para todo. A veces tenemos demasiada energía y, como vivimos en un Mundo hiperproductivo, podemos estrujamos y llegar a la premenstrual con todo tipo de síntomas. Cómo no ¡si nos autoexigimos demasiado! Por eso calma. Aunque quieras hacer tanto, anda con calma, amor.

La Albedo nos invita a respirar y a comprender con el Alma la naturaleza cíclica despierta que habita en nosotras. Es un momento de plena conexión con nuestra naturaleza femenina. Sentimos cómo emerge nuestro arte interior como brotes que se asoman. Resplandecen la blancura, la pureza, las nuevas ideas, y al mismo tiempo, surge la vulnerabilidad, la fragilidad, lo femenino, lo sutil, lo receptivo. Estamos recuperando la fuerza sensible. Se asoma una energía puérpera existencial. Nos sentimos frágiles y fuertes a la vez. Hay una sensación de fin y de principio, como en todas las lunas nuevas. Nos sentimos dándonos a luz, tras un fuerte proceso de dolor, y estamos dando espacio de forma flexible a la nueva YO que se permite nacer.

Este es un nacimiento consciente, una nueva oportunidad ontológica de ser, al conformar un nuevo YO misma. Por lo mismo, podemos conectar fácilmente con un miedo profundo, similar a cuando parimos un bebé y nos damos cuenta de que puede morir. Se hace urgente el cuidarnos, protegernos, amamacharnos. No salir a hacer de todo, sino ir hacia adentro y encontrarnos con la Mujer salvaje. A eso nos llama esta Luna Nueva, a conectar contigo misma y ver qué quieres sembrar desde tu nueva YO.

Hay una fuerza del alma, proveniente de la conexión con el gran espíritu. Sentirás que has avanzado al Retorno a Casa. Y ASÍ ES. Estás sembrando un Nuevo Mundo, Diosa. Que seas bendecida.

Te invito al Taller Falo Sagrado

Publicado el

Luna Menguante: Pequeña Muerte Simbólica

Cuando la luna está en cuarto menguante, como hoy, se vuelve oscura y nos vamos replegando hacia el interior. Naturalmente vamos revisando nuestra historia, y de a poquito entramos en una noche del alma. Es un encuentro con la propia sombra, esa parte oculta que amerita integrar en este proceso. Esto se siente más intenso para las mujeres que estamos menstruando, y también para quienes están cerca de los 28 años, en donde el retorno de Saturno nos lleva a la Nigredo, la primera etapa de proceso alquímico. 

 La Nigredo o Putrefacio es la etapa de Saturno-Osiris, del plomo, de la inmersión en la oscuridad. Implica la revisión de todo lo que habita en nosotras como campo significativo, mediante el encuentro con la sombra, que es aquello que hemos rechazado durante toda la vida. Eso se asoma y se muestra tal cual a carne abierta. Es una fase en la que quisiéramos salir corriendo, una etapa oscura en la que nos encontramos con los dolores antiguos, en la que el ego ya no se siente tan firme ni omnipotente con la estructura que le sostenía, al ser confrontado en un cara a cara con aspectos que han quedado inconclusos. Es hora inminente de reflexionar acerca de los hechos. El poder mirar estos aspectos, permite que vayan muriendo aspectos caducos de nuestra personalidad, dejando atrás patrones repetitivos inconscientes, que al iluminarlos con esta fase tomaremos fuerza para renacer en la nueva etapa desde un Yo más integrado, más iluminado

El traspasar por esta sombra es necesario porque, como consecuencia de permanecer en la sombra, el Yo se ha ido empobreciendo en sus capacidades creativas, pues gastó mucha energía en rechazarse, en rechazar lo que le ha ocurrido, en rechazar al prójimo, quitándose paulatinamente fuerza vital. Por ello el alma debe recordarle en sueños, vínculos y síntomas, para que se vuelque a mirar aquella parte que ha olvidado. Mientras nos encontremos esclavizados al pasado, a los arquetipos, a los dictados, no seremos libres. Por ello es necesario traspasar el dolor evolutivo, que hace avanzar y que luego de pasado, invade de gozo y disminuye la ignorancia. Y es que, pasar por esta, y por las demás etapas que la alquimia implica, dará como resultado el oro de conciencia, o piedra filosofal. 

Por cierto, luego de la luna menguante viene siempre la Luna Nueva, que corresponde al renacimiento. La próxima semana te hablo de esto ¿ya?

Con amor para la transformación, te invito a profundizar sobre los ciclos lunares y alquímicos en el taller 
Huevos Yoni: Reconquistar el templo alquímico  
y en la formación de Cristaloterapia para la Mujer